miércoles, 26 de septiembre de 2018

Reseña Un lugar a donde ir




Un lugar a donde ir (Puerto Escondido 2)
María Oruña
Editorial Destino
518 páginas
9,95 euros (edición bolsillo)
19 euros (tapa blanda)










Resumen:

     Han transcurrido varios meses desde que Suances, un pequeño pueblo de la costa cántabra, fuese testigo de diversos asesinatos que sacudieron a sus habitantes. Sin embargo, cuando ya todo parecía haber vuelto a la normalidad, aparece el cadáver de una joven en La Mota de Trespalacios, que es el lugar donde se encuentran las ruinas de una inusual construcción medieval. Lo más sorprendente del asunto no es que la joven vaya ataviada como una exquisita princesa del medievo, sino el objeto que porta entre sus manos y el extraordinario resultado forense de su autopsia.
    Cuando hasta los más escépticos empiezan a plantearse un imposible viaje en el tiempo, comienzan a sucederse más asesinatos en la zona, que parecen estar indisolublemente unidos a la muerte de la misteriosa dama medieval.
  Mientras Valentina Redondo y su equipo investigan los hechos a contrarreloj, Oliver Gordon, ayudado por su viejo amigo de la infancia, el músico Michael Blake, buscará sin descanso el paradero de su hermano Guillermo, desaparecido desde hace ya dos años, descubriá que la verdad se dibuja con contornos punzantes e inesperados.

Opinión:
     
     Cuando terminé Puerto escondido me dejó tal buen sabor de boca que necesité leer su segunda parte y no he tardado en echarle mano a Un lugar a donde ir, que no me ha gustado tanto como la primera pero que sigue siendo igual de entretenida y llena de misterios por resolver.

   Oruña nos transporta de nuevo a Suances y al descubrimiento de un cadáver puesto con mimo en las ruinas medievales de La Mota de Trespalacios. El libro está dividido en el pasado de unos jóvenes arqueólogos,  la actualidad con el desarrollo de la investigación de Valentina y su equipo, y unos pequeños retazos de pensamientos del asesino que lleva a todos de cabeza.
    
     No es, a mi parecer, tan bueno como su primera parte pero no me ha sorprendido porque no esperaba que fuera mejor. Es complicado que una segunda parte nos llegue igual de la primera. Ya tenemos las bases asentadas, con unos personajes que ya conocemos pero sí que nos gusta volver a encontrarnos con ellos y a conocernos un poquito más, porque la autora les ha dado más profundidad.
     
     Con este libro he tenido sentimientos encontrados, por una parte leía por saber quien era el asesino pero no disfrutaba tanto como con Puerto Escondido con esos detalles tan cuidados a la hora de narrar  que dan las descripciones de los paisajes y el ambiente, pero por otro lado me ha gustado mucho la relación entre los protagonistas, como evoluciona en la historia y los problemas a los que se enfrentan a medida que se van conociendo y quieren llevar un paso más su situación sentimental. También veo que aunque el foco de atención esté centrado en los asesinatos de la joven princesa medieval me gusta ese cambio de tema con la búsqueda de Guillermo, el hermano de Oliver y el misterio de la llamada que nos dejó en vilo en su primera parte.

   Sigue siendo igual de adictivo que su primera parte pero no es tan bueno como Puerto Escondido, y aún así lo recomiendo porque merece la pena seguir con la historia de Oliver y Valentina y esa evolución que ha dado su relación en seis meses desde que se conocieran.

   Mi valoración personal es de un 3 sobre 5.