martes, 26 de junio de 2018

Reseña Siempre hemos vivido en el castillo




Siempre hemos vivido en el castillo
Shirley Jackson (1962)
Editorial MINUSCULA
Traducción Paula Kuffer
204 páginas
18,50 euros tapa blanda










Resumen:

    "Me llamo Mary Katherine Blackwood. Tengo dieciocho años y vivo con mi hermana Constance. A menudo pienso que con un poco de suerte podría haber sido una mujer lobo, porque mis dedos medio y anular son igual de largos, pero he tenido que contentarme con lo que soy. No me gusta lavarme, ni los perros,  ni el ruido. Me gusta mi hermana Constance y Ricardo Plantagenet, y la Amanita phalloides, la oronja mortal. El resto de mi familia ha muerto." Con estas palabras se presenta Merricat, la protagonista de Siempre hemos vivido en el castillo, que lleva una vida solitaria en una gran casa apartada del pueblo. Allí pasa las horas recluida con su bella hermana mayor y su anciano tío Julian, que va en silla de ruedas y escribe y reescribe sus memorias. La buena cocina, la jardinería y el gato Jonas concentran la atención de las jóvenes. En el hogar de los Blackwood los días discurrían apacibles si no fuera porque algo ocurrió, allí mismo, en el comedor, seis años atrás.



Opinión:

     Descubrí este libro gracias a una  usuaria de Twitter que lo recomendaba por la red (Gracias Nuria) y cuando le pasé por la biblioteca los busqué por si podía encontrarlo allí. Me picaba la curiosidad. Y si, lo encontré.

     Es un libro que te lees en apenas unos días, no solo porque es cortito sino porque tiene una prosa ligera y fácil de seguir. 
    
       La vida de la familia Backwood se vio azotada por una terrible tragedia que es por la que gira todo el hilo de la historia y por la que los tres miembros de la familia se hayan recluidos dentro de la gran casa apartada del pueblo  y sus gentes. 

    La historia en sí parece bastante simple, con la apacible vida de las dos hermanas y el tío de éstas en la rutina diaria, pero a medida que vamos leyendo descubrimos un mundo lleno de matices y una atmósfera escalofriante que nos transporta a los pensamientos un tanto extraños de una adolescente que se ha criado de forma salvaje en las tierras de la familia, como única compañía de una hermana y un tío que va en sillas de ruedas y no puede dejar de pensar en el pasado y en el terrible momento que pasó la familia hace unos años. También se encuentra Jonas, un gato que sigue a Merricat a todos lados. Pero la vida apacible que llevan se verá interrumpida por un pariente que desbaratará su mundo y lo pondrá patas arriba.  

      Me ha impresionado bastante la historia y el ambiente en el que se mueven y las sensaciones que provoca la protagonista a medida que la vas conociendo.

    Un libro excelente que merece la pena leer. Mi valoración personal es de un 5 sobre 5.


   Para más info de la autora acercaos a la Wikipedia