miércoles, 6 de junio de 2018

Relato: Tarvos (Part. 2)


Golpeé con todas mis fuerzas la cabeza del ser y mientras los tentáculos serpenteaban vi horrorizado que un tentáculo más pequeño sobresalía por uno de los orificios de la nariz. Noté el crujir de su cabeza contra la barra y se abrió un boquete que desperdigó todos los sesos por su pelo negro y lleno de grasa. El hombre se quedó parado por un segundo al igual que el pulpo que tenía metido en la boca pero volvieron a moverse, como si no hubiera pasado nada. Me alejé de él y mi estómago comenzó a revolverse, vomité todo el desayuno sobre el ser el cual había aprovechado para acercase de nuevo a mi y me agarró con ambas manos el cuello con tanta fuerza que pensé que me iba a explotar toda la cabeza.
Intenté gritar, pedir auxilio con la esperanza de que mi padre o mi tío aparecieran y me salvaran de aquella horrible pesadilla pero fue imposible que mi garganta emitiera sonido alguno. Noté entonces que comenzaba a faltarme el aire. ¿Iba a morir así, solo y sin nadie que me ayudara a sobrellevar mi paso al otro mundo? Forcejeé para tratar de escaparme pero era imposible, me tenía demasiado agarrado.
- Tadao- gritó una voz en mi oreja. - ¡Lucha!
La voz de mi padre estaba sonando en mi cabeza. Debía de estar ayudándome desde la tierra de los muertos para que fuese fuerte y llegara hasta él. Volví a forcejear con todas las fuerzas que me quedaban, agarrando al monstruo para tratar de zafarme pero sólo podía tocarme los brazos. Le arañé y pataleé pero fue inútil, noté entonces que me comenzaba a nublar la vista, en cualquier momento perdería la conciencia y moriría.
- Lo siento padre- pensé mientras dejaba de luchar. Me desmayé.

Cuando volví a abrir los ojos me encontré de lleno con la cara de mi tío. Fruncí el ceño sin acabar de creer que mi tío estuviera delante de mi, sonriendo.
- Tadao, me alegro de que despiertes al fin.
- ¿Qué ha pasado?- exclamé mientras trataba de incorporarme. Me dolía horrores la cabeza.
- No te muevas y descansa.
- ¿Dónde está ese ser?
- Te has dado un golpe muy fuerte en la cabeza y pensamos que habías muerto junto al resto de cuerpo de ingenieros. Te descubrió la nave cuando se volvió a sellar el compartimiento. Tenías unas constantes muy bajas y te trasladamos aquí de inmediato.
- ¿Mi padre?
- Lo siento- por su cara supe que mi padre estaba muerto.
- Tuve un sueño de lo más extraño.- comencé a decir mientras me miraba una de las manos para ver que todo era real. Traté de moverla pero no me obedeció, la tenía agarrada en la camilla. Miré la otra y también estaba igual, lo mismo con mis pies. - ¿Porqué estoy sujeto?
Mi tío abrió la boca y comenzaron a salir viscosos tentáculos que se acercaron hasta mi rostro. Traté de apartarme pero no pude. Y de esos tentáculos apareció una boca repleta de dientes verdes afilados que babeaban hambrientos. Se acercaron hasta mi y noté crujir mi propia nariz y la sangre que resbalaba por mi rostro. Volví a notar que me desmayaba de nuevo pero antes de desmayarme escuché el grito de mi padre tras la bestia.
Desperté confundido y me incorporé. Mirando a mi alrededor me di cuenta de que volvía a estar solo, otra vez sobre la camilla de la enfermería. No estaba atado y un alivio inundó todo mi cuerpo pero seguía sin acabar de comprender. Una serie de cables iba desde mi cabeza hasta un panel de la sala. Me toqué la cabeza y noté que me la cubría un casco y entonces recordé que la bestia me había arrancado la nariz de un mordisco. Temiendo no encontrarla acerqué mis temblorosas manos hasta la cara. Cuando la punta de mis dedos tocaron mi nariz sentí un alivio inmenso. Estaba intacta. ¿Había sido todo un sueño? Era la única explicación porque sino mi nariz tendría que seguir en el estómago de la bestia y yo tener un vacío en mi rostro. Pero mi camiseta estaba manchada de sangre y eso me indicaba de que no había sido producto de mi imaginación.
- ¿Hola?- dije con la esperanza de ver aparecer a alguien de la tripulación por la puerta. Me quité el casco y lo dejé a un lado. Seguía sin aparecer nadie. Ni la tripulación restante, ni mi atacante. Pensé por un momento que era un alivio porque volver a ver aquel ser no me apetecía, mucho pero de nuevo me sentí solo. No me gustó. Me levanté con las piernas temblando y caminé hasta la puerta de la entrada. Intenté abrirla con el comando de voz pero se negó a obedecerme así que accioné el botón de abrir el panel que se hallaba a mi derecha y la puerta cedió sin problema alguno. Angustiado ante lo que pudiera encontrarme al otro lado traspasé las puertas con cautela y vi que el pasillo que unía la bodega de carga y las escaleras para bajar a la planta de abajo estaba vacío. Al menos las luces estaban bien, ni parpadeaban como el una vieja película de miedo.
Comencé a caminar otra vez en dirección a la sala de control mirando hacia todos lados como un loco y con el corazón a mil, creía que alguien saltaría sobre mi e intentaría engullirme. Un pitido de alarma se comenzó a escuchar por toda la nave, sonaba como una advertencia de proximidad. Alguna nave se estaba acercando a la Tarvos. Corrí todo lo que pude hasta la sala principal y allí vi a mi tío mirando la pantalla en una de las consolas de pie.
- ¡Tío!- grité aliviado.
- Tadao, me alegro de que estés despierto ya. Y la nariz te ha quedado perfecta. Ayúdame con ésto- no sonrió sino que me indicó que me posicionara en la silla de Benson. Obedecí y accioné la pantalla de la consola secundaria.- parece que nuestros amigos quieren más caña.
- ¿Qué ha pasado?
- El ataque a la nave proviene de Arette, una nave de guerra de Alaçian. Te hablé de él.- dijo sin mirarme.
- ¿Al que le ganaste Tarvos?
- Exacto. Quiere acabar con toda mi tripulación. Nos está intentando teletransportar uno a uno a su nave para hacernos prisioneros. Sólo quedamos tú y yo. Es la segunda nave que viene, la Elian lleva una hora asediándonos.
- ¿Qué puedo hacer para ayudarte?
- Intenta acceder al armamento. Arette nos ha intentado colapsar todas las armas enviando aquí a un hombre espía. Es el que intentó matarte hace unas horas.
- ¿El de los tentáculos?- mi tío me miró extrañado pero no dijo nada.
- Necesito que pulses la clave de acceso para accionar los misiles de corto alcance.
- ¿Yo?
- Desde aquí no puedo accionarlos yo, estoy controlado el campo que evita que encuentren una brecha para colarse dentro de la nave.
- ¿Pero yo no se la clave de acceso?
- Es la misma que pulsaste para que no se abriera la puerta en la bodega de carga.
¿Me había estado siguiendo los pasos? Accioné los números que me pedía y noté como toda la nave vibraba ante un disparo en los escudos de proa. Un estallido en estribor provocó que se desestabilizara la nave. Estaban disparando desde varios flancos. Miré la pantalla y asustado vi que los escudos estaban al uno por ciento.
- ¡Los escudos!- grité alarmado.
- Lo se, lo se. Pasa toda la energía a los escudos de proa y estribor. Intentaré conseguir un poco de tiempo.
- ¿Tiempo? ¿Para qué?- no entendía las palabras de mi tío.- ¿Nos atacan solo porque perdiste la nave?
- No seas bobo chaval. Nos asedian por la carga.
- Pero si las cajas están vacías.
- Eso es lo que parece. Tienen un escudo que los hace invisibles.
- ¿Pero el qué?
En ese preciso momento noté como mis ojos veían miles de estrellas titilantes y desaparecía la sala de control ante mi. En menos de dos segundos aparecí en un bosque. Mi tío me había teletransportado a un planeta. Miré a mi alrededor y vi que todos los contenedores de carga estaban a mi lado.
- Mierda- exclamé sin ver a mi tío por ningún sitio. Alcé la vista y vi una pequeña explosión en el cielo. Era la Tarvos con mi tío a bordo.- ¡ Nooooooooooooo!
Caí de rodillas sobre la hierba húmeda y lloré de forma descontrolada. Estaban todos muertos y todo por aquella malditas cajas vacías. No podía ser cierto. Me encontraba en un planeta lleno de una naturaleza exuberante, un aire puro se colaba por mis pulmones provocando que se expandieran como hacía mucho que no lo hacían. Toqué el suelo y agarré un puñado de tierra mezclada con hierba y sentí unas ganas inmensas de besarla. Hacía años que estaba encerrado en aquel carguero y apenas había visto la naturaleza en su esplendor. Tuve sentimientos encontrados y perturbado escuché un ruido que provenía de los contenedores.
- ¿Hola?- dijo una voz a mi espalda. Me di la vuelta asustado y cual fue mi sorpresa que ante mi se encontraba una chica con la cabeza rapada y los ojos azules más bonitos que hubiera visto. Estaba dentro de la caja, una que había abierto y que probablemente había sido yo horas antes al tratar de hallar respuestas. Me levanté y me acerqué hasta ella.
- ¿Quien eres?
- Somos la raza haldan y teníamos que ser transportados a la Luna de Perian por un tal Liven a bordo de la Tarvos. Huimos de Alaçian. Somos los últimos de mi especie y nos tenía encerrados para vendernos al mejor postor.
- Pero si en las cajas no había nada- dije sin comprender.
- Nuestros cuerpos crean un campo de camuflaje cuando se creen en peligro. Uno de los nuestros salió de los contenedores cuando el sistema de transportación comenzó a fallar.
- ¿El hombre con tentáculos?
- Tenía hambre.
No entendía nada. ¿ Aquel ser había sido uno de ellos? No se parecía en nada a ella.
Todos los contenedores se fueron abriendo y apareciendo hombres, hombres y niños. Salieron algo aturdidos mirando a su alrededor.
- Y seguimos teniendo hambre- exclamó una mujer mayor acercándose a él mirándome sonriente. Yo di unos pasos atrás porque no me parecía que me mirara con buenos ojos ¿o si?
- Alto- exclamó la chica que había hablado en primer lugar. La mujer le obedeció a regañadientes.- éste es para mi.
La joven se acercó y vi como unos tentáculos salían de su boca y se abalanzaban sobre mi mientras pensaba en el sacrifico de mi familia por salvar una raza de crueles seres. Agaché la cabeza asustado y vi que sus pies estaban echos de tierra que parecían querer fundirse con el suelo, como si el planeta quisiera reclamar a aquel ser, como si formara parte de él.
Y así fue como morí, un día de primavera en un planeta desconocido y a manos de unos seres extraños. ¿Porqué pensé que era primavera? Porque cuando mi cabeza cayó sobre la hierba lo último que vieron mis ojos fueron una exuberante pradera llena de flores nuevas y radiantes,y mi padre me había contando que así eran las primaveras en la tierra antes del Gran Desastre.

















Relato: Tarvos. (Part 1)


      Aquí va el relato que presenté a los Premios Ripley y además mi primera incursión en la ciencia ficción escrita, así que espero que no os asustéis mucho. El relato son 12 páginas y para que no se haga demasiado pesado de una sentada lo dividiré en dos partes. Aquí tenéis la primera parte. En unos días colgaré la segunda. Acepto críticas constructivas. ;)
   
                                                                   TARVOS

      Desde la posición en la que me encontraba no podía ver bien como arreglaban el problema del gran salto espacial que la nave había ejecutado si previo aviso,  hacia pocos minutos. Me había tenido que refugiar de la furia de las máquinas mientras los ingenieros calibraban la configuración de los motores de plasma. Un humo oscuro inundaba parte de la sala  y apenas podía ver bien. Mi padre había decidido que era mejor que su hijo estuviera fuera del alcance de los motores porque era muy peligroso mientras él ayudaba a los ingenieros a controlar el escape. No era justo así que cuando no llevaba más de cinco minutos agazapado tras unas planchas de metal me levanté para contravenir las ordenes paternas, pero fue en ese momento cuando sentí vibrar todo el suelo del compartimento, y una gran explosión retumbó en mi oídos y me echó para atrás aplastando mi espalda contra el panel de metal. Asomé la cabeza para ver de qué se trataba y vi que, donde hasta hacia un momento estaba mi padre, ahora había un agujero enorme que comenzaba a succionar todo el aire a su alrededor. Me agarré a un saliente de la pared para no salir volando hacia la nada del espacio. Pensé que ese sería mi fin y que sería arrastrado, como al resto del cuerpo de ingenieros. Noté como mis piernas y el resto de mis extremidades flotaban queriendo escapar hacia el vacío. Por suerte para mí las medidas de seguridad de la nave aún funcionaban y el protocolo de sellado creó un campo de contención y caí al suelo de golpe, con tan mala suerte que mi cabeza rebotó contra el suelo y me desmayé.
Desperté una hora después en el mismo sitio en el que me había desmayado. Me puse de pie algo desorientado y noté un intenso dolor de cabeza. Seguramente tenía algún tipo de conmoción pero no podía quedarme allí plantando, tenía que correr hacia el puesto de mando del carguero para ver qué había pasado. Subí la trampilla por la que se accedía a la planta superior y corrí hasta allí pero nada más entrar en la cabina de mando me quedé parado. El lugar estaba desierto, no había nadie. Allí debían de estar Stieg, Benson, Karl y Liven mi tío, pero no había rastro de ninguno de ellos. ¿Dónde demonios estaban? Me acerqué hasta el panel secundario y tecleé el acceso de mi padre para ver donde estaban las señales de vida de la nave. Me había dado su código por si surgía alguna emergencia. No tenía acceso a las partes principales de la nave y también sabía que estaba prohibido dar códigos a otras personas pero mi padre confiaba en mi y sabía que no los iba a usar si no era una situación de vida o muerte.
Tras poner los códigos accioné la opción de signos de vida y el ordenador rastreó la nave para interceptar a la tripulación, pero la pantalla no encontró rastro alguno. Pensé que la máquina se estaba equivocando y volví a formularle la misma petición, pero me dio el mismo resultado: O formas de vida humanas en la nave. Aquello era de locos ¿dónde diantres se habían metido todos? Cambié el radio de ampliación de búsqueda a unos cuantos kilómetros a la redonda y el ordenador volvió a contestar lo mismo. Debía de ser una maldita broma. Decidí cambiar de terminal y me fui al panel principal con las mismas peticiones, pero me siguió contestando igual.
Miré hacia la ventana principal del carguero y lo único que se veía era inmensidad del espacio, lleno de motas minúsculas de estrellas lejanas desconocidas. Debíamos de estar cerca de la posición inicial antes de la explosión de la zona de ingeniería, porque apenas habíamos saltado cinco segundos pero el ordenador marcaba que no. ¿Nos habíamos podido desplazar tanto en tan poco tiempo? Sabía que existían los motores secundarios que daban más potencia a los saltos espaciales pero en cincos segundos poco espacio debíamos de haber hecho. En aquella sección del espacio estábamos rodeados de planetas y no hubieran tenido problemas en caso de fallos, pero allí no había nada. La cosa no cuadraba. Le pregunté a la nave donde nos encontrábamos.
- ZONA TRES, SECTOR VEC
¿Zona tres, Sector Vec? Pensé que el ordenador también se encontraba estropeado. Aquel sector no existía en las cartas estelares, no era posible. Era la primera vez que escuchaba la denominación de un Sector como Vec. La cabeza comenzó a darme vueltas y caí al suelo mareado. Todo aquello debía de ser una broma, no era posible. Seguro que estaba tumbado en su cama soñando.
Me seguía doliendo la cabeza pero algo menos. Pensé entonces que quizás el ordenador estaba estropeado y que el panel de signos de vida se equivocaba. Decidí inspeccionar la nave por mi mismo. La nave Tarvos no era excesivamente grande pero sí lo suficiente como para tener que estar más de una hora de rastreo manual.
Tarvos pertenecía a mi tío Stieg ganada de forma limpia, eso es lo que él aseguraba, en una carrera de stekers, en la ciudad de Rein situada en la Luna Colonizada. El infeliz y anterior dueño de la Tarvos era un pretencioso jugador llamado Alaçian que creía segura la apuesta. Después de salir de Rein con la nave nueva mi tío comenzó a recibir encargos transportando de un planeta a otro material dado que tenía una buena bodega. Su vieja nave con la que apenas ganaba para subsistir acabó en la chatarrería orbital de Delox por la que le dieron apenas unos míseros lixes.
Agarré una de las linternas que se encontraban colgadas en uno de los paneles de la pared. Mis nervios estaban algo alterados y me estaba algo conmocionado por ver salir despedido a mi padre y a los otros dos ingenieros por el agujero. Pero no podía llorar en aquel momento, necesitaba saber donde estaba el resto de la tripulación antes de venirme abajo.
Caminé a toda prisa. Primero pasé por las primeras cinco cubículos de la planta de abajo de la nave pero en ninguna de ellas había signos de vida. Cuando subí por las escaleras me di cuenta de que la primera planta estaba a oscuras. Las luces de emergencia no se habían encendido bien y el incesante y anaranjado parpadeo no daba una buena visibilidad en el camino. Encendí mi linterna y un potente rayo alumbró el pasillo, aliviado por no encontrarme de cara con algún extraño ser comencé a caminar en dirección a las otras cinco estancias privadas, una de ellas era la que compartía con mi padre. Había oído tantas historias de criaturas aliénigenas con mil tentáculos que mataban a humanos que pensé que encontraría algún ser extraño que había acabado con la tripulación. Un ruido hizo que se me erizaran los pelos de la nuca, y giré en redondo asustado. Parecían pasos que se acercaban. Mi padre me había asegurado de que las naves viejas como aquella tenían a emitir extraños ruidos que provenían de las máquinas de aire y que parecían gente que se arrastraba por el suelo. Y eso era precisamente a lo que sonaba.
- ¡Joder! ¿Hay alguien por aquí? - grité algo asustado pero nadie me contestó. El ruido de pies arrastrándose se seguía escuchando.
Mi primer impulso fue salir de allí corriendo y poner más distancia entre el ruido y yo. Me reí de mi mismo cuando llegué hasta la bodega de carga y me dije que era un cobarde. Abrí la puerta con la clave de acceso y entré dentro del compartimento. La carga seguía allí: 180 cajas de madera selladas y preparadas para entregar a su destinatario. Me acerqué y toqué una de las cajas para cerciorarme de que estaban bien cerradas y en ese momento por el rabillo del ojo me di cuenta de que una de ellas estaba abierta. Corrí hasta donde estaba la caja abierta y miré en su interior. Estaba vacía a excepción de un puñado de tierra en el fondo No tenía ni idea de lo que transportábamos, mi tío no me lo había dicho, sólo sabía que iban dirigidas a un poderoso dignatario del Sector Beta pero tampoco sabía su nombre. Cogí una ganzúa y abrí otra de las cajas para ver de qué se trataba aquel preciado cargamento que parecían haber robado. Cual fue mi sorpresa que dentro de la otra caja sólo había una poca tierra removida ¿Cómo era posible? Yo había ayudado a transportar las cajas dentro del compartimiento y sabía que pesaban bastante, y no obstante estaba también vacía. Sorprendido me acerqué a varias cajas más pero todas estaba igual. Los sellos de cerrado intactos pero sin nada dentro. Debía de ser una broma. Incrédulo me acerqué hasta el panel de control del compartimento y tecleé la clave pero el ordenador no me dio acceso, debía de ser otra clave distinta que mi padre no me había querido dar. Quizás se habían llevado la carga mediante transportación pero sin tener una clave de acceso de los contenedores no era posible dado que tenían un sellado Steinder que inhabilitaba la transportación instantánea. Frustrado por la poca información de mi familia volví a escuchar unos pasos que se acercaban hasta mi posición y asustado cerré la puerta de la bodega antes de que esa cosa que se acercaba pudiera hacerme nada. Mi padre no me tenía que haber contando cuentos tan horrendos cuando se venía arriba con el alcohol. Decía que las viejas historias de aventuras espaciales de la familia eran una buena charla para estar alerta en cualquier ocasión. El espacio podía ser una pesadilla si no tenías los cinco sentidos alerta en todo momento.
Me agaché hasta el suelo y me acurruqué como cuando mi padre se iba de la habitación tras contarme aquellas historias, arrebujado con mis piernas contra el pecho y temblando de miedo. Esperaba a que se fuera del cuarto y me hacía el valiente cuando las contaba pero luego me venía abajo. Y ahora los restos de él y los otros dos ingenieros estaban esparcidos por el vacío espacial. No volvería a contarme nada, no podría oír su voz de nuevo. ¿Y mi tío y el resto donde estaban? Intenté levantarme pero mis piernas se negaron a obedecerme. Y así estuve, lo que creí que fueron horas, llorando a moco tendido y tiritando por verme solo en aquella inmensa nave. Me había quedado paralizado. Tenía quince años pero me sentí como si tuviera cinco y siguiera en la Tierra antes del Gran Desastre, en aquella pequeña habitación llena de decoración estelar y con el sueño de ir algún día al espacio, junto a mi tío, su hermano y una valiente tripulación que trabajaba para ellos.
Un pitido hizo que dejara de llorar y me levantara del suelo como un resorte. Miré el panel y vi que la alarma de activación de la puerta al exterior estaba encendido. Si sonaba significaba que las puertas de la bodega de abrirían y estaría expuesto al espacio. Moriría de inmediato. Tenía que hacer algo y rápido pero la clave no funcionaba y aúna si volví a introducirla en el teclado.
- INCORRECTO- dijo el ordenador con una voz chirriante.
Me centré en que podrían ser unos números que no fueran al azar y que significaran algo para mi tío. De pronto sonaron unos golpes en la puerta, como si alguien la aporreara desde fuera.
- ¡Largo!- grité sin dejar de mirar el panel. Necesitaba concentrarme y la criatura horrenda que podía estar fuera tendría que esperar. Un problema tras otro, me dije intentando calmar mis nervios. La nave comenzó a dar bandazos, como si le estuvieran torpedeando. Debíamos de estar sitiados por alguna otra nave, aquello no me gustaba.
Los ruidos de los hidráulicos al iniciar el elevado de la puerta de la bodega comenzaron a sonar en mis oídos, como un mal próximo, una muerte que espera el momento para atacarte. Lenta, inhóspita y repleta de nada. Las manos me sudaban de tal forma que resbalaban en el teclado cada vez que intentaba una clave nueva. Mi cabeza estaba bloqueada y no había manera de que pensara con claridad, estaba visto que las situaciones de estrés no las llevaba muy bien. Pensé en la bronca de mi padre por ponerme nervioso en ese momento y como un grito lejano escuché su voz aleccionándome a que volviera a teclear aquella maldita consola.
- Mierda- grité desesperado. El ruido chirriante de las bobinas se tornó más insoportable y sentí que mi cabeza iba a explotar. Entonces me vino a la cabeza el número con el que mi tío había apostado a las carreras de stekers para conseguir Tarvos y me dije que no podía ser tan fácil. Tecleé los cuatro dígitos.
- ACCESO APROBADO- exclamó la voz. Aliviado entré en los controles de la puerta y activé la parada manual para detener la puerta y los chirridos dejaron de sonar en la cabeza. Por un momento sonreí pero entonces los golpes en la puerta siguieron sonando. Me había olvidado de extraño ser que podía aguardarme en el otro lado. Cogí una barra de metal que se encontraba apoyada en la pared y le di al botón de abrir puerta.
Pensé que los latidos de mi corazón iban a salir de mi pecho y contuve la respiración ante lo que pudiera depararme el destino ahora. Cuando la puerta se abrió me mostró a un hombre que debía de medir dos metros, desnudo de cintura para arriba y con la cabeza ladeada. De su boca salían cuatro tentáculos, como si se hubiera comido un pulpo vivo y se le hubiera atragantado en la garganta, tenía los ojos blancos y no parecía que miraran a ningún lado. Elevó las manos para moverse, como si se tratase de alguien que intenta ver por donde va. Mi primera reacción fue correr hacia el final de la bodega e intentar esquivarlo pero mi adrenalina estaba disparada a causa del problema con la puerta así que alcé el bastón y arremetí como un poseso hacia el deforme ser gritando como un loco. A causa de la tensión mis ojos estaban lagrimeando y dejaron una estela de brillantes gotas tras de mi lo que provocó que mi visión de viera empañada por el agua salada de mis lágrimas.