sábado, 14 de abril de 2018

Reseña El oro del depredador





El oro del depredador (Maquinas Mortales 2)
Philip Reeve
Editorial Alfaguara
Traducción  de Federico Equíluz
336 páginas
17,95 euros









Opinión

     Me gustó tanto Maquinas mortales que no podía dejar pasar la oportunidad de leer su segunda parte para volver a sumergirme en este mundo tan impresionante que ha creado Philip Reeve.

    Tom y Hester siguen juntos, más juntos que nunca, vuelan con la  Jenny Haniver comerciando de una ciudad a otra tratando de sobrevivir en un mundo de ciudades tractoras. Durante uno de sus trayectos  aceptan el pasaje de un profesor llamado Nimrod Pennyroyal, famoso escritor que relata aventuras vividas en primera persona. Durante el trayecto en el que transportan a Pennyroyal son atacados por unos piratas aéreos y caen  sobre una tierra helada e inhóspita. Es entonces cuando descubren la ciudad de Anchorage, una de las más famosas ciudades de los hielos. Está gobernada por Freya, la margravina. Anchorage es comerciante a orillas de los Desiertos del Hielo.


    " Freya se despertó temprano y se quedó aún un rato en la oscuridad sintiendo que su ciudad se estremecía y se balanceaba por debajo de ella mientras sus poderosos motores la propulsaban deslizándola a través del hielo. Adormilada, esperó a que vinieran los sirvientes para ayudarla a levantarse. Le llevó unos instantes recordar que todos estaban muertos."


   Así es como empieza esta segunda parte. Repleta de acción y aventuras nos encontramos a dos personajes más maduros que luchan por sobrevivir, y los sentimientos que se tienen el uno al otro han evolucionado creando una relación distinta que hasta ahora tenían.  Me ha sorprendido el personaje de Hester porque para nada hace siempre lo correcto sino que se equivoca y eso la hace muy humana. Si tuviera que elegir entre todo el elenco de personajes que aparecen en esta historia sin duda me decantaría por Hester. Le doy un excelente al escritor por el  abanico tan variopinto de personajes, están muy bien definidos y creo que es un de los puntos fuertes del libro junto con la originalidad del mundo creado por el que pasan Hester y Tom. La evolución de la historia me gusta porque te tiene el vilo todo el rato y la incorporación de Freya, Caul y el resto de  niños de Tío y otros personajes  me ha gustado mucho. Están tan bien definidos que a medida que lees los puedes situar perfectamente en la historia sin liarte.


     He disfrutado muchísimo de esta historia, me gusta el relato, los personajes, el mundo por el que se mueven y las aventuras que les hace pasar el autor. Es digna sucesora de su primera parte.
 
    Mi valoración personal es de un 5 sobre 5. Excelente a mi gusto. :) Y no dudaré en comprarme su tercera parte.