viernes, 16 de febrero de 2018

Entrevista a Enric Herce



Enric Herce (Barcelona, 1972)

     Filólogo de formación y bibliotecario de profesión. Ha resultado ganador y finalista en diversos premios de narrativa breve y ha publicado más de una docena de relatos en distintos fanzines, antologías y revistas underground. Autor de “Friki” (edimater, 2009) novela infantil de ciencia-ficción, Pedradas (Petròpolis, 2010) antología de microrrelatos y literatura breve, y “Ventanitas Manzana” (AJEC, 2011) gamberrada de fantasía épica humorística. "Simulacions de vida" (Males Herbes, 2014) fue su primera novela en catalán.






1-¿Cuándo comenzaste a sentir el gusanillo por la escritura?

     Siempre he tenido la necesidad de contar historias. Primero en forma de juego, con mis clicks y airgam boys, más adelante dibujando páginas y páginas de cómics en los que los globos de diálogo cada vez iban adquiriendo mayor protagonismo hasta que, ya en el instituto, esas historias empezaron a tomar forma escrita.



2-Sé que es una pregunta básica, pero tengo que hacértela, ¿de dónde surgió la idea de escribir Simulaciones de vida?


     De «CPU» un relato que escribí en 2009. Abrió el primer número de la revista Catarsi que publica la Societat Catalana de Ciència-Ficció i Fantasia. El comité seleccionador y alguna reseña me comentaron que, más que un relato, parecía el inicio de una novela y que generaba curiosidad por saber cómo seguía. Cuando meses después me planteé escribir mi primera novela en catalán decidí continuar la historia. 



3-Para la gente que aún no la ha leído, ¿qué vamos a encontrar dentro de esta distopía? ¿Por qué crees que los lectores deberían leerla? ¿Por qué la recomiendas?


     Es una novela coral, donde las peripecias vitales de los distintos personajes son piezas de un rompecabezas mayor, las claves de un misterio que arranca en la primera página y que el lector debe ir completando para entender el dibujo completo y resolverlo. Creo que puede gustar a cualquiera que disfrute con propuestas estimulantes, de esas que entretienen sin renunciar a la reflexión, de las que ofrecen algo más que un pasa páginas lineal.

     Es cierto que contiene elementos distópicos, pero no la definiría como una distopía. Es una novela de ciencia-ficción ubicada en un futuro cercano y con un componente importante de crítica social, de situaciones que ya estamos experimentado en el presente. Se trata de dar un paso hacia el futuro para echar la vista atrás, coger perspectiva, y analizar el punto en el que estamos ahora. Hay que tener en cuenta que escribí Simulaciones de vida en lo más crudo de esta última crisis económica. La misma que, por mucho que nos vendan lo contrario, solo ha terminado para los de siempre. 



4-¿Cuánto tardaste en escribirla?


      Fue un proceso largo, porque no fue continuo. A veces pasaban semanas entre la escritura de un capítulo y el siguiente. Creo que en total abarcó alrededor de un año y medio. 



5-Los personajes de tu obra tienen una personalidad muy marcada, ¿en qué o quién te inspiraste para crearlos?


     Más que buscar modelos concretos en mi entorno lo que hice fue caracterizarlos según las necesidades de la historia. En algunos casos son invención pura y en otros sí que ha tenido más influencia mi propia experiencia y recuerdos. No creo que pueda identificar a ninguno de los personajes principales con familiares o amigos, aunque sí que hay algún cameo. Mención aparte merecen las referencias a Juan Delcán y en especial a Paco Menéndez, autores de «La abadía del crimen» obra cumbre de la Edad de oro del software español. 



6-¿Por qué ciencia ficción? ¿Te ha influido algún escritor de este género para que escribieras hacia esa línea?


     Cada vez disfruto más con este género, más allá de la prospección tecnológica, creo que funciona muy bien para analizar elementos de la actualidad. Me interesa mucho el efecto que produce en el lector, el impacto que surge al entender que ese mundo extraño de ficción que se despliega ante sus ojos, con elementos tecnológicos y socioeconómicos aparentemente ajenos, le está empujando a reflexionar sobre el aquí y ahora. Creo que este proceso resulta mucho más enriquecedor y efectivo que planteado desde el realismo puro y duro. 

     Hay muchos autores de ciencia-ficción —Gibson, Vonnegut, Dick—, y muchísimos otros fuera del género, que me interesan, pero más que un referente concreto fue la propia historia la que me pidió a gritos ser contada desde su ámbito. No podía ser de otro modo.



7-¿Puedes adelantarnos alguna primicia o proyectos futuros? ¿Seguirás con la ciencia ficción o quieres explorar otros géneros que también te interesen?

     No descarto volver a otros géneros que ya trabajé antes de Simulaciones de vida, como el terror o la fantasía gamberra, pero mis próximos proyectos siguen pasando por la ciencia-ficción. Si todo va bien, en septiembre publicaré una novela ciberpunk en catalán. Espero que con el tiempo también pueda ver la luz en castellano, como ha pasado con Simulaciones de vida.




 Por mi parte ha sido un placer poder entrevistar a Enric Herce y le deseo que sus nuevos proyectos sigan saliendo a la luz y que todos podamos disfrutar de ellos. Y para los que aún no habéis podido disfrutar de su último trabajo os lo recomiendo. :) En este mismo blog podéis encontrar la reseña del mismo.